• Formación OMP


    Encuentro de formación para empleados y voluntarios
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias

XIV Encuentro misionero de jóvenes


El Escorial (Madrid), 21-23 abril 2017

“Una cosa te falta….” (Mc 10, 21)

El Papa Francisco advertía a los jóvenes en el Encuentro de Cracovia el pasado 30 de julio de 2016 del peligro de la parálisis que lleva a ser “jóvenes de sofá”, a buscar la felicidad en la comodidad y el inmovilismo. Frente a esta realidad tan extendida, el Papa les proponía el ejemplo de Zaqueo, que dejó su forma cómoda de pensar y de vivir para seguir a Jesús en su amor y servicio a los pobres.
En esta edición del Encuentro misionero de jóvenes se quiere seguir profundizando en esta dinámica y en su aplicación al compromiso misionero de los jóvenes. Para ello hay un programa propuesto en base a tres pasos a desarrollar durante todo durante el Encuentro: reflexión, encuentro y misión.
Así, el sábado por la mañana se dedica a la oración del texto bíblico del lema -el encuentro de Jesús con el joven rico- y a la reflexión sobre la pregunta “¿quién soy yo?”, para que los jóvenes puedan entrar dentro de sí mismos y descubrirse tal como son a la luz del Evangelio. La tarde se centra en el encuentro con Jesús: que los jóvenes, una vez se han descubierto a sí mismos y se han encontrado con su realidad, lleguen a un encuentro personal con Jesucristo, como sucedió al joven rico, y puedan escuchar la respuesta de Jesús: “Eres bueno, pero todavía te falta una cosa”. Por último, el domingo se dedica a la misión; tomando pie en la homilía del Papa Francisco a los jóvenes en Croacia en la Misa de Clausura de la JMJ en Croacia, en la que comenta las tres tentaciones que tiene Zaqueo y que están impidiendo el encuentro con Jesús. Se quiere dar respuesta a estas las tentaciones paralizantes con el testimonio de tres misioneros. Finalmente, corona todo el encuentro la celebración de la Eucaristía final.